Mensaje a los Fieles

En vista de las últimas determinaciones tomadas por el Gobierno Nacional, al haber decretado la emergencia sanitaria por la epidemia de coronavirus (COVID -19), queremos informar a nuestros fieles católicos en la Arquidiócesis de Cali, lo siguiente:

 

  1. Consideramos de suma importancia acatar las recomendaciones dadas por los organismos de salud, frente a los hábitos de higiene que se deben tener en cuenta, para prevenir la propagación de cualquier tipo de virus.

 

  1. No implica lo anterior, que para nosotros como fieles y personas de fe, tengamos que abstenernos de nuestras celebraciones litúrgicas. En los lugares de culto donde se reúnan más de 500 personas, prevéase si es necesario, tener horarios adicionales de misas para que los conglomerados de fieles sean menores.

 

  1. Si los hospitales y clínicas son lugares para atender a los enfermos del cuerpo, las iglesias y templos deben serlo para atender a los enfermos del alma. Por lo tanto, no se trata de cerrar las iglesias, sino de dar el manejo adecuado, con las medidas de aseo, antes y después de las celebraciones.

 

  1. Cabe recordar, que, en cuanto al rito de la paz, éste puede ser omitido, si se ve necesario, para con ello evitar contacto de manos y la posible propagación de los virus.

 

  1. Las personas adultas mayores al igual que los enfermos, pueden quedarse en casa y seguir las eucaristías dominicales, a través de la televisión y con ello pueden santificar el domingo.

 

Por último, cabe invitar a la población en general a no entrar en pánico, sino a ver esto con ojos de fe, con los pies puestos en la tierra, para aprovechar esta coyuntura mundial, revisando nuestras vidas. Que este llamado a recogernos, a cuidarnos, sea la oportunidad para revisar hábitos de vida, costumbres y vida familiar. Es significativo que un virus, ponga al mundo a tener que parar y revisar. Tomemos este momento como una posibilidad de cambio, de mejoramiento integral en el espíritu, volviendo la mirada a Dios, que no nos abandona. Que la celebración de nuestra Pascua 2020, nos fortalezca como pueblo de Dios que haga vernos como comunidad sanada por el Dios de la misericordia, que es remedio integral del ser humano. Recordemos a nuestra celestial patrona, Nuestra Señora de los Remedios, “Salud de los enfermos y sostén de la población afectada por la peste”.

 

 

+DARÍO DE JESÚS MONSALVE MEJÍA

Arzobispo de Cali

 

Santiago de Cali, 12 de marzo de 2020