“EL SÍNODO DE LOS JÓVENES”

Comenzó este 3 de octubre en Roma el SÍNODO DE LOS JÓVENES, que irá hasta el día 28. Este ejercicio de la estación otoñal, pretende poner en común, para proponer un “caminar juntos” en la Iglesia, los desafíos y respuestas a enfrentar para que las nuevas generaciones puedan vivir la gracia de la fe en Jesucristo, e incluir los estados de vida cristiana en sus opciones fundamentales.

La participación de un grupo de líderes juveniles de diversos países en El Sínodo, le dará a los Obispos y al Papa Francisco la oportunidad de reconocer este sector generacional como interlocutores de la comunidad creyente y partícipes en la construcción de una humanidad nueva, desde la Iglesia misma.

Cuando el drama y tragedia para la comunidad católica se centra más en la niñez abusada y en esa deformación monstruosa de clérigos abusadores, bien vale la pena escuchar a adolescentes y jóvenes, menores de edad que van entrando en el camino de los adultos, sobre su experiencia y sentir, haciéndoles parte de la respuesta al drama en su totalidad, el de la sexualidad humana y el de los inhumanos abusos sexuales de poder, de autoridad y conciencia, sobre los débiles, sobre todos los débiles e indefensos, empezando por el que está gestándose en un vientre materno.

El desafío para corregir esa gravísima y escandalosa deformación, será el primer paso para hacer creíble el anuncio y confiables a los ministros del mismo, ante padres de familia, niños, adolescentes y jóvenes, ante la humanidad entera.

Como arzobispo de Cali, convoco a todas las parroquias, instituciones y centros de culto, a ofrecer el Santo Rosario, en este mes que lo promueve, y a hacer una jornada de oración durante los días del Sínodo, por el buen fruto del mismo, invitando a todos los creyentes, especialmente a niños y niñas, a adolescentes y jóvenes de las catequesis y grupos, a padres de familia y educadores.

En la Iglesia Catedral daré inicio a esta gran JORNADA DE ORACIÓN POR EL SÍNODO Y LA IGLESIA, el día viernes, 12 de octubre, a las 11:00 a.m.

Invito a todos a impulsar este gesto con fe y esperanza en la fuerza restauradora y siempre joven del Amor de Cristo Jesús.

 

+Darío de Jesús Monsalve Mejía
Arzobispo de Cali