Categoría Reflexión del Evangelio Dominical

Homilía de apertura del XIV EPA Continental

Hermanos obispos, presbíteros, diáconos, fieles de vida consagrada y fieles laicos:

Estamos aquí, en el Día del Señor, el Domingo, como comensales del banquete eucarístico. Es la cita semanal de los discípulos y hermanos,  los misioneros y servidores del Reino de Dios, nuestra cita con Jesus Resucitado.  Él viene a nuestro encuentro en el sacramento del Altar, alimentándonos con el doble PAN DE LOS HIJOS: el de la Palabra de Dios y el del Sacrificio de la Cruz.

Palabra, Cuerpo y Sangre, comunidad y ministerio sacerdotal, son la obra conjunta del Espíritu Santo y de la Iglesia, para regalarnos la gracia de la común participación de Cristo, la comunión que nos alimenta, que  nos forma, nos conforma y une, nos fortalece en el peregrinar de la fe y en la misión del Evangelio.

Leer Más

Cali: ciudad región de paz

Visitar el futuro es algo más que una frase bonita. Es un ejercicio de escenarios previsibles y de estrategias para lograrlos, partiendo de lo que es posible y sostenible en el espacio y tiempo, dentro de los límites y oportunidades de la naturaleza, la historia y los procesos. No son, entonces, meros sueños, meros deseos reprimidos. Para la experiencia cristiana de Dios, el futuro se volvió anticipación y gracia de ‘bienaventuranza’, de ‘visión’ de la novedad, de transfiguración de la persona, de las sociedades y del entero cosmos, con la fuerza que emana del Señor Resucitado.

A ese ejercicio nos convoca hoy la Palabra inspirada: el ímpetu del Evangelio que recorre ciudades, impregna vidas, organiza comunidades, suscita el compartir fraterno, abre puertas y cierra heridas,...

Leer Más

Día del Buen Pastor

Este cuarto domingo de Pascua, la Iglesia lo llama: ‘Del Buen Pastor’ y nos invita, primero a meditar en las palabras de Jesús : “Yo soy el Buen Pastor, conozco mis ovejas , y doy la vida por ellas”, y en segundo lugar a pensar en aquellos que Él dejó en la tierra para continuar su obra. Yo los invito a hacerlo.

La primera característica del buen pastor es que “conoce sus ovejas”, el Señor nos conoce, nos acompaña en cada momento de nuestra vida, sabe de nuestros valores y de nuestras limitaciones, y espera lo que continúa diciendo: “Mis ovejas me conocen a mí”, y aquí se presenta el primer interrogante que tengo yo que hacerme: ¿Yo conozco a Jesús? ¿Qué hago para conocerlo? ¿Estudio su palabra para conocer su doctrina? Pero es que cuando me pide que lo conozca es con un conocim...

Leer Más

¿Me amas más que a ellos?

Esta fue la pregunta que, después de resucitar, le hizo el Señor Jesús a Pedro. Pregunta que en principio llama la atención porque los otros no eran unos desconocidos, sino que eran también sus discípulos. Pero es la pregunta que no podría haberle dejado de hacer pues lo habría de colocar a la cabeza de todos. Gracias a esta pregunta, sabemos lo que a los ojos de Dios nos debe distinguir de los demás: la calidad en el amor.

¡Qué lejos estamos de comprender verdaderamente lo anterior! Basta mirar nuestra vida, nuestra sociedad o el mundo en general: cuántas veces queremos sobresalir por lo que tenemos o por los puestos que hayamos alcanzado; cuántas vidas e infraestructuras destruyen los grupos alzados en armas para hacer sentir un supuesto poderío o simplemente para que se les ten...

Leer Más

Misericordia quiero…

La frase lapidaria pertenece a un profeta del Antiguo Testamento, Oseas, que ejerció en el Israel del norte hacia los años 782-753 antes de Cristo. El profeta denuncia un pecado capital: la infidelidad a Dios que se concretiza en el culto a Baal, dios de la fertilidad. Además, la infidelidad se concretizaba también en las alianzas políticas con Asiria y Egipto, cuyo poderío político y militar ocupaba el puesto de Dios.

La destrucción del reino del norte no es la última palabra, Dios sigue amando a su pueblo y el perdón será concedido antes de que el pueblo se convierta. La frase completa está en el capítulo 6 verso 6: Misericordia quiero, no sacrificios; conocimiento de Dios, no holocaustos...

Leer Más

Domingo de Resurrección

La Semana Santa ha sido una oportunidad para repensar el amor misericordioso del Padre celestial para con nosotros sus hijos. Cada uno ha vivido estos días de manera diferente: unos como descanso, otros como turismo, otros como creyentes en oración y devoción, otros quizás indiferentemente.

Hoy, domingo de resurrección, estamos celebrando el día en que la historia de la humanidad se ha partido en dos: ya no somos esclavos de la muerte eterna, ya podemos conseguir vida eterna.
Permítanme esta metáfora: un niño en las entrañas maternas está en proceso de gestación, pero se puede frustrar su oportunidad, puede ser abortado y ya no tendrá más oportunidad de vida.

Todos nosotros estamos en las entrañas del mundo y de Dios, en un proceso de gestación eterna...

Leer Más

Semana de misericordia

Las celebraciones litúrgicas y las devociones populares que durante estos días de Semana Santa nos ofrece la Iglesia católica están orientadas a vivir muy de cerca el amor misericordioso que Jesús reveló en la entrada a Jerusalén como rey humilde, el domingo de ramos, en la última cena que compartió en la tarde del jueves santo cuando nos dejó la Eucaristía y el Sacerdocio, en el vía crucis que vivió durante el juicio, la pasión y la muerte, el viernes santo y su gloriosa resurrección el sábado en la vigilia pascual.

Durante muchos siglos la fe de estos días pascuales se ha expresado a través de la belleza de las artes humanas y por eso grandes compositores han hecho obras maestras en la música sacra, la literatura y el teatro tienen auto sacramentales muy hermosos, el cine...

Leer Más

La misericordia sin límites

Comentando el pasaje de la mujer adúltera que trae San Juan 8, 1-11, dice San Agustín: “Y todos se fueron. Sólo quedaron Él y ella; quedó el Creador y la creatura; quedó la miseria y la misericordia; quedó ella, consciente de su delito y Él que le perdonaba su pecado”. (Sermón 6 A).
En el contexto del Jubileo de la misericordia, en el quinto domingo de cuaresma, encontramos este pasaje que nos acerca de manera especial al corazón de Dios, que en Jesús se hace misericordia. Sí, a la manera de una fuente inagotable de vida, brotan del corazón de Jesús la acogida y el perdón. Él acoge a la mujer señalada como adúltera y la perdona con una sola condición: “vete y en adelante no peques más”...

Leer Más

La alegría de Dios es perdonar

Con mucha frecuencia, creyentes y no practicantes, tienen una imagen equivocada y distorsionada de Dios. Sin embargo, la historia de la salvación, contenida en la biblia nos muestra la experiencia gozosa de un pueblo, el de Israel y luego el nuevo pueblo de Dios, la Iglesia, que siente la cercanía, la bondad, la ternura, el amor de Dios en los acontecimientos concretos de la vida personal y comunitaria.

Jesús de Nazaret enfrentó con valentía el legalismo de los escribas y fariseos de su tiempo, pues estos le criticaban que acogía a los pecadores y compartía con ellos.

Jesús de Nazaret es quien ha descrito la verdadera imagen de Dios como Padre, a partir de su experiencia de Dios como Padre, un padre que ama por igual tanto a su hijo mayor como al menor, la diferencia de este amor la...

Leer Más

Invitación a la conversión

Nos invitan a cursos, debates, conversatorios, marchas, fiestas, etc. Jesús de Nazaret nos invita a la conversión. ¿Qué es eso? ¿Qué implica? ¿Qué gano con esa invitación? La tarjeta oficial se encuentra en un pasaje del Evangelio de san Lucas: Capítulo 13, versos 1 a 9.

De unos acontecimientos dolorosos, sucedidos hace muchos siglos, y que hoy se repiten cotidianamente: asesinatos, robos, quiebras económicas, difamación, corrupción, etc., de ellos, Jesús de Nazaret no construye teorías, ni moralismos; sencillamente, en lenguaje profético, y dirigiéndose a todo el que quiera escuchar, dice que la perdición de cada persona depende de su decisión personal, es decir de lo que “quiera hacer con su propia vida”...

Leer Más