%AM, %01 %638 %2019 %09:%Mar
Alba Stella Barreto, tejedora y maestra social

La Arquidiócesis registra con pesar la muerte de la hermana Alba Stella Barreto, a quien el obispo diocesano de Cali había acogido como mujer consagrada en “el orden de las vírgenes”, (Ordo Virginum, cánon 604), es decir, como signo que anuncia nuestra condición futura de bodas eternas con El Amor Mismo, que es Dios.

Destinada a vivir este estilo de vida religiosa, se insertó entre las gentes más pobres del Distrito de Aguablanca y con ellos vivió cerca de 32 años, dejando una huella evangélica de restauración y promoción humana integral, y de construcción comunitaria de paz.

Después de una larga hospitalización, entregó su alma al Señor el pasado 24 de febrero, rodeada del reconocimiento y afecto de quienes la tuvieron cerca y compartieron su labor.

Velada en cámara ardiente y celebradas sus exequias en el templo parroquial de su barrio, Marroquín II, sus cenizas reposarán en la Capilla de Adoración del Santísimo, al pié del Altar que representa al Cristo de San Damián y a Francisco y Clara de Asís, en la Iglesia de “Cristo Señor de la Vida”.

Esta determinación eclesiástica se hace para honrar su memoria, agradecer a Dios sus obras y su testimonio de vida, y mantener vivo su legado de “Paz y Bien”, de “Francisco Esperanza” y de tejido social comunitario y ciudadano. Recordarla como tejedora y maestra del sentido social humano, será siempre un llamado a la ciudad y a sus gentes todas, a no cejar en el esfuerzo de encuentro y búsqueda de unidad en la diversidad, en la adversidad y en la contrariedad misma, superando las fronteras barriales, étnicas, de credos, de poder y de clase social.

El Señor Jesús, quien vive Resucitado de entre los muertos, sea siempre nuestro “lugar de encuentro” para una vida en esperanza y con frutos de eternidad.

+DARÍO DE JESÚS MONSALVE MEJÍA

Arzobispo de Cali.